El acto de la proposición…


flickrEn épocas pasadas, las proposiciones significaban un final. Cuando llega el momento en que las parejas no disfrutan enteramente del poco o mucho tiempo de intimidad en conjunto o gastan horas y horas discutiendo “la relación”, el hombre tiene que buscar alguna manera de hacer entender sus intenciones claramente. Así que él, propondrá la palabra: matrimonio.

Hoy en día, el acto de la proposición pareciera algo arcano cuando se ven las condiciones modernas. De acuerdo a varios estudios, el 85 por ciento de los hombres nacidos entre 1933 y 1942 se casó sin haber vivido junto con su pareja primero. Sin embargo, a partir de la generación de los conocidos “baby boomers”, más y más hombres viven con sus parejas antes de casarse. Tan solo el 34 por ciento de los hombres nacidos entre 1963 y 1974, se han casado antes de haber vivido en pareja.

Todo esto se trata de un acto bien intencionado. Las parejas pasan más tiempo juntos, y por ende, se conocen mucho mejor entre sí, antes de decidir casarse. Si has pensado seriamente el casarte con una mujer, ella probablemente lo sabrá desde mucho antes que saques a la luz esa propuesta. Así que muchos hombres no se molestan en hacerla. La decisión de casarse llega de forma mutua, después de esto la pareja hará todo por conseguir esos anillos de compromiso.

O también puede suceder que sus vidas están tan estrechamente unidas que se saltan el detalle de los anillos, dejándolo a un lado, por ser un símbolo burgués que es anticlimático o fiscalmente poco sabio. ¿Quién necesita de un anillo de compromiso cuando los dos están comprometidos en vida? O si se tiene el dinero, ¿porqué no comprar algo mucho más útil? Un automóvil de compromiso o una computadora de compromiso? La proposición de matrimonio se ha transformado en una transacción de negocios, una ida de compras.

Para la mente de los hombres, la propuesta matrimonial es uno de los grandes momentos en la vida, y no se puede estar engañado al respecto. En nuestros corazones, todos esperamos ese momento: cuando somos más grandes que la vida misma, cuando nos paramos bajo el reflector y decimos abiertamente lo que pensamos y hacemos que el mundo se detenga para nosotros. Haciéndola de forma correcta, una proposición de matrimonio puede hacer que todo esto pase y mucho, mucho más.

Puede convertirse en el punto de partida hacia un nuevo mundo lleno de grandes aventuras. Puede disipar muchas de las dudas que se tienen acerca de nuestros sentimientos y de nuestras intenciones, dudas que el hombre se crea por el recalcitrante hecho de duscutir día a día con sus propios sentimientos. Y en su punto más dramático, la proposición de matrimonio es una declaración formal de que se está cambiando el curso del destino. ¿Y qué tantas veces el hombre puede hacer esto en la vida?

El ¿cuándo? y el ¿cómo?, te lo dejamos a ti. Mientras tanto, quisieramos proponerte una pequeña guía sobre todo esto. Si no las quieres seguir, está bien, nosotros no estamos, tu sabes, casadas con ellas. Pero pueden ayudarte a prepararte y darle una mejor forma a ese gran momento de la vida.

*Preserva el elemento sorpresa: La relación se encuentra en cierto punto, que los dos saben que el matrimonio es algo inevitable. La proposición es algo meramente de trámite. La única pregunta que queda abierta, es el ¿cuándo va a suceder esto? Bien, esa es una pregunta que ella debe de tener en mente, hasta el momento en que tú lo preguntes. Parte del placer de hacer la proposición es tomarla a ella por sorpresa, con la guardia abajo. Obviamente, tu propuesta no va a ser algo que no se sabe con anterioridad, pero esto no significa que no deje de ser una sorpresa.

Así que mantenla adivinando. Si una gran celebración se acerca (por ejemplo, su cumpleaños) puedes aprovechar la ocasión y hacer la tan esperada propuesta, pero trata de no ser tan predecible. Hazle la propuesta un día antes del día de San Valentín, o espera hasta la medianoche en su día de cumpleaños, después de que ella haya bajado las esperanzas de que se lo pidieras. Pon un poco de atención al momento preciso de hacerlo y serás capaz de hacerle la pregunta cuando ella menos se lo espere. ¿No crees que esto será mucho más divertido y más memorable, si lo llegaras a hacer en una fecha o momento en que ella lo espera?

*Escoge una forma de hacerlo: Hay un gran debate en la propuesta matrimonial, por ejemplo en el caso de llevarlo a cabo privada o públicamente, ¿haz pensado llevarla a un partido de futbol al estadio y arreglarte con el que maneja la pantalla gigante para que le haga la pregunta? ¿O prefieres hacerle una cena íntima en casa y esconderle el anillo en el fondo de su copa de champaña? Esto responde a una gran pregunta: ¿que tan bien conoces a tu posible prometida? Después de todo, esto es algo que estás haciendo por ella, así que querrás hacerle la proposición de una forma en que ella lo aprecie aún más. Si ella es extrovertida y siempre se queja de que nunca le das la mano en público, entonces tal ves quisieras hacer todo un espectáculo el día de la propuesta.

Hacerlo de esta manera, no solo complementará su personalidad extrovertida; también abonarás puntos a tu favor por demostrarle tu cariño en público. Una propuesta en público le dice a ella: que aunque te de mucha pena de hacer todo eso frente a toda esta gente, no importa. El amor que él me tiene es mucho más grande y extenso, y no le importa quien se entere. Si por el contrario, ella es tímida o le preocupa su apariencia frente al público, entonces cabe aquí una propuesta mucho más privada, algo que los dos puedan compartir, y todo resultará mejor. El hacer la propuesta frente a los demás comensales de un restaurante, tan sólo la agitará a ella, tú te decepcionarás y no tendrán la oportunidad de saborear el momento.

anillos_de_compromiso*¡Dale algo!: Tal vez tu no creas en los anillos. Tal vez no tengas el dinero para tener que creer en los anillos. Está bien. Pero cuando le entregues tu corazón, es una buena idea el darle algo que tomes de tu devoción. El gesto de dar es muy importante para una mujer. Así sea que le des un chocolate, un cartel de su pintura favorita, una playera que la use para dormir, una copa de vino blanco durante la cena o un anillo de compromiso; el acto de dar por sí mismo la hace sentir más cercana, más querida, más amada, en fin, la hace sentir “más”. En una proposición, tu le estás dando algo: tu gran amor y tu devoción. Pero debido a que son intangibles, necesitas darle algo que sea el símbolo de su compromiso. Exactamente “¿qué?” depende de ti. Si no es un anillo, entonces dale algo que tenga un alto significado y valor para ti: una peineta de tu abuela, o cualquier otra cosa que sea una gran posesión para ti.

O dale algo que sea altamnete simbólico para su relación. Si ustedes dos se conocieron y se enamoraron en la cafetería de la esquina, ¿que hay de malo en obsequiarle una taza para café de compromiso?Al final, realmente no importa lo que le des, siempre y cuando le hagas saber que es un mero símbolo de tu fidelidad eterna y de tu extraordinario deseo de estar con ella.

*Nunca es tarde para preguntarle: ¿Con que eres uno de esos hombres que ha llegado a un acuerdo con su pareja y nunca le ha hecho la proposición? Y después de leer todo esto, sientes que se te ha escapado de las manos la oportunidad. Bien, no te preocupes, no has perdido esa oportunidad. El hecho de estar casado, no significa que no puedas hacer la proposición todavía.

En su próximo aniversario, o en su cumpleaños, inclínate frente a ella y de rodillas pídele que se case otra vez contigo. Ella pensará que eres el hombre más romántico del mundo, y así no tendrás que preocuparte por saber qué es lo que ella contestará.

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s