Textear nos mejora el carácter ¡Haz la prueba!


Tal vez podamos pensar que la Ciudad de México ha sido la gran víctima de diversas calamidades, tanto naturales como producidas por las costumbres de los propios habitantes; a su vez, hay que tener presente que este gran espacio territorial -en forma y fondo- adolece de múltiples ataques provenientes de otras ciudades de la República Mexicana. Sin embargo, y en un afán de considerar las múltiples bondades que esta megalópolis nos regala, y dejar atrás las no tan buenas noticias, conservemos la calma y ampliemos nuestra dicha por qué el Distrito Federal se ha ido transformando en los últimos años en el sitio idóneo para la cada vez más común práctica del “texteo”.

Sí, así es. Tal vez en este momento colocaste tu móvil en el tablero o asiento lateral para leer esto, y muy probablemente antes de hojear esta edición, te encontrabas “tuiteando” o “Facebookeando” tu sentir esta mañana de jueves. ¿No es cierto?. Quéramoslo o no, esta ciudad y su cada vez más intenso tráfico automovilístico, permite llevar a cabo diversas tareas. Concentrémonos en la más amena, y cuasi formativa en esta era digital: el texteo a través de tu dispositivo móvil.

La idea no es fomentar que botes a un lado este ejemplar de Pulso Kapital y sigas texteando. ¡No! Sino que tomes en cuenta que el ejercicio que hacen tus dedos -y tu mente- al textear en tu móvil para compartirlo en las redes sociales o enviar un furtivo correo electrónico, avisando que no llegarás a tiempo a la junta de las 10, cada vez se hace más indispensable y sobre todo (a pesar de los deberes civiles como automovilista) se trata de aprovechar los espacios de tiempo en nuestros traslados citadinos y así, ser mejores personas.

No te conformes con textear lo que desayunaste o lo que hubieras querido haber desayunado. Relájate al saber que como tú, hay otros miles de personas, aprovechando su tiempo perdido sentado tras un volante, para hacer algo que convincentemente modifica su conducta positivamente. De esta forma, al llegar a tu destino, no te sentirás frustrado por no haberte enterado del resultados del partido de ayer y ganar así, la jugosa apuesta con tu jefe, o en 140 caracteres decir que sólo falta un día para que termine la semana, ni tampoco dejar de observar a detalle las fotos que subió tu guapa ex-compañera de secundaria en su último viaje a Cozumel.  Es un hecho: textear nos mejora el carácter.

*Texto aparecido en la edición del 03 de noviembre de 2011 del semanario Pulso Kapital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s