Yves Saint Laurent, alta costura francesa


Hombre enigmático en el mundo de la moda, de personalidad fuerte y contradictoria, que sufrió intensas depresiones, hizo progresar la alta costura y creó la indumentaria de la mujer contemporánea, consolidando un nombre mítico de la alta costura.

“Lo único que lamento es no haber inventado el pantalón vaquero”: YSL

París, Francia (agencias), domingo 1 junio de 2008. Muere “El príncipe de la moda”, Yves Saint Laurent a la edad de 71 años, en París. Sus restos se depositaron en el jardín Majorelle, en Marruecos.

Kenzo Takada, Hubert de Givenchy, Christian Lacroix, John Galliano, Inès de la Fressange, la antigua primera dama de Francia, Bernadette Chirac, y François Pinault, fundador del grupo PPR, propietario de la firma YSL, y actual pareja de la actriz mexicana Salma Hayek, fueron las primeras personalidades en llegar al funeral, aunque horas antes de la ceremonia luctuosa, más de un millar de ciudadanos y admiradores del modisto se reunieron alrededor de la iglesia parisina de Saint Roch, para observar la proyección de los últimos desfiles de YSL en una pantalla gigante fuera del templo. Poco después llegó el presidente francés y su esposa, Carla Bruni, antigua musa del creativo.

El propio Nicolás Sarkozy había condecorado al couturier con la Legión de Honor el pasado diciembre. Sin embargo, Saint Laurent no pudo acudir a la ceremonia, pues su estado de salud ya era muy precario.

Quien tampoco faltó a presentar sus respetos fue el sucesor de la maison YSL, el milanés Stefano Pilati. Los grandes ausentes fueron Karl Lagerfeld y Pierre Cardin, por encontrarse de viaje.

Mientras que una orquesta de cuerdas interpretaba melodías de Bach, la actriz Catherine Deneuve, amiga íntima del diseñador, leyó un poema de Walt Whitman. Como homenaje, todas las tiendas de la firma en el mundo cerraron durante la ceremonia.

Su historia de Alta Costura

Yves Mathieu Saint-Laurent nació en Orán, Argelia, en 1936. Fue hijo primogénito de Charles Mathieu y Lucienne Andrée Saint-Laurent, creció junto a sus dos hermanas con todas las comodidades propias de una buena familia asentada en la Argelia francesa. Su padre, abogado de cierto éxito, deseo que Yves estudiara derecho y éste asistió a una escuela de Orán, donde recibió una educación basada en una férrea disciplina, que le afectó e influyó en su vida posterior.

Siempre se sintió muy unido a su madre, Lucienne, una bella y elegante mujer que fascinaba a Yves con sus constantes cambios de vestuario. Ella comprendió enseguida al sensible niño y cuando vio que los compañeros de clase se reían de su hijo porque vestía las muñecas de sus hermanas y las marionetas del teatro de la escuela, decidió buscar un centro de aprendizaje de confección y patronaje en París donde pudiera desarrollar todo su talento.

Fue éste un período de formación y también de dudas entre decidirse por el teatro o la moda, en que el adolescente Saint-Laurent devoraba Vogue y otras revistas especializadas, al tiempo que leía a Marcel Proust, su autor favorito. Finalmente, ayudado por su madre, se decidió a dar el salto, y emigrar a París con diecisiete años a cuestas, dispuesto a aprenderlo todo sobre la alta costura.

Pronto demostró que su empeño iba en serio. Mostró sus diseños a Michel de Brunhoff, director de Vogue, que resultó complacido y decidió publicarlos en su revista. Siguió los consejos de su jefe y se matriculó en una escuela de alta costura, pero la encontró aburrida y poco tiempo después dejó de asistir a las clases. El impaciente aprendiz presentó un esbozo para un vestido de cóctel a concurso y ganó el primer lugaro, hecho que le sirvió para darse a conocer entre la sociedad parisina

Yves Saint Laurent joven

Heredero natural de Christian Dior

El joven Saint-Laurent fue presentado a Christian Dior por De Brunhoff y aquél se rindió inmediatamente ante su talento. En 1954 comenzó a trabajar a las órdenes del gran creador, de quien se convertiría en mano derecha hasta la muerte de éste, acontecida en 1957. Durante tres años colaboró de un modo estrecho con Dior, quien criticaba a menudo sus extravagantes propuestas pero al mismo tiempo admiraba el talento creador de su joven discípulo, al que solía llamar “mi príncipe”.

El fallecimiento del maestro afectó al joven discípulo, que pasó a ser su heredero natural. Una vez que fue nombrado director de arte de la firma a los 21 años, lanzó su primera colección, que presentó con el nombre de Trapecio y con la que obtuvo un éxito clamoroso. Entre el público que asistió a ese desfile se hallaba Pierre Bergé, un amigo de Dior y habitual del círculo de la moda parisina, que con el tiempo se convirtió en socio, amigo y amante de Yves.

En 1960 no pudo evitar por más tiempo las obligaciones del servicio militar y abandonó su puesto al frente de Dior, porque fue llamado a filas por el ejército francés. A los pocos meses no pudo soportar la rudeza del estilo de vida militar y sufrió su primera gran depresión, por la que tuvo que ser ingresado en un hospital psiquiátrico. Su amigo Bergé utilizó sus influencias y al poco tiempo consiguió que lo dejaran salir de allí.

Vestido colección Mondrian

La creación de su propia firma

Mientras tanto, la casa Dior nombró director al asistente de Yves, Marc Bohan, lo que disgustó enormemente al modisto, que decidió demandar a la empresa. Ayudado por su inseparable amigo Bergé, Saint-Laurent presentó una demanda y peleó hasta recibir una indemnización de la empresa por daños morales y, con ese dinero y el de Mack Robinson, un hombre de negocios estadounidense interesado en la moda, creó su propia casa de costura.

En 1962 presentó una primera colección bajo su nombre y cuatro años después lanzó el esmoquin, que con el paso del tiempo se convirtió en un clásico. Con esta prenda y el resto de sus creaciones se erigió en el pionero de una moda más democrática, rápida y asequible, pensada para las nuevas generaciones.

A mediados de los años sesenta, se puso a trabajar en colecciones pensadas para la mujer madura y sofisticada. La actriz Elizabeth Taylor lució en su boda con Richard Burton un modelo de Saint-Laurent, y otras famosas, como Marlene Dietrich, Farah Diba, la duquesa de Windsor, Sofia Loren o Catherine Deneuve, también llevaron sus vestidos en alguna ocasión. Con la complicidad de su mejor amiga, Betty Catroux, Saint-Laurent creó un estilo andrógino con el que pretendió encontrar para la mujer el equivalente del traje de hombre.

Creador revolucionario y modelo ocasional

En 1970 sus desfiles destacaron por la presentación de la americana femenina; vestidos y blusas que dejaban la espalda al descubierto. Pero el hecho de que su colección «Estilo años 40» obtuviera muy malas críticas fue motivo suficiente para que Yves decidiera abandonar la moda durante los dos años siguientes. A principios de los años setenta hizo de modelo para su colección Rive Gauche de prêt-à-porter masculino, y llegó a posar desnudo ante la cámara de Jean-Loup Sieff para su perfume, algo inusual en aquellos tiempos.

Con la colaboración de sus dos mejores diseñadoras, Loulou de La Falaise y Anne-Marie Muñoz, en 1974 el modisto reapareció con una colección dedicada al Segundo Imperio y de nuevo escuchó aplausos. Ese año la revista Time lo denominó «rey de la moda» y le dedicó una portada. También ingresó varias veces en hospitales, de los que salía para volver a recaer, y ni siquiera el apoyo de su amigo Pierre pudo evitar que acabara cada vez más solo en su piso de París, o refugiado en la mansión que se había construido en Marruecos. Harto de esta situación, Bergé lo abandonó en 1976.

Un triunfador con miedos

En 1983, en el Metropolitan Museum de Nueva York, se inauguró una exposición dedicada a sus creaciones. Dos años después fue el Museo de Bellas Artes de Pekín el que hizo lo mismo, y en 1986 el Museo de la Moda de París, presentó una retrospectiva del modisto desde 1958. El éxito de Saint-Laurent fue tal que a fines de los años ochenta la empresa creada más de veinte años atrás ya contaba con más de 10 mil personas que trabajaban en 200 países y facturaba unos 360 millones de euros.

Pese a que ya había sido distinguido con el galardón Oscar Neiman Marcus de la Costura (Dallas, 1958), o el Oscar Harper’s Bazaar (1966), a mediados de los años ochenta llegó el reconocimiento público a su labor y recibió la Legión de Honor de manos del presidente francés François Mitterrand. Sin embargo, Yves Saint-Laurent siguió padeciendo episodios de inseguridad y el miedo al fracaso lo llevaba a consumir tranquilizantes y somníferos.

En los años noventa pasó largas temporadas en su palacete de Marruecos, en el que se encerraba para crear sus colecciones. En París, el 12 de julio de 1998, con motivo de la final del Mundial de Fútbol, 300 modelos desfilaron en el Estadio de Saint Denis en una retrospectiva de cuarenta años de creación del modisto. Y ese mismo año creó la que sería su última línea de prêt-à-porter.

El diseñador americano Albert Elbaz fue elegido por el maestro para que le sucediera, pero la compra al año siguiente de la mayor parte de su empresa por parte del Grupo Pinault trastocó sus planes. Tom Ford se hizo cargo de todo excepto de la alta costura, que siguió a cargo del modisto francés unos años más. Tras su retirada en 2002, con su último desfile de alta costura en el Centro Georges Pompidou, celebró el 40 aniversario de la fundación de la casa.

Algo en lo que destacó Yves Saint-Laurent, además de su genio creador, fue su carácter transgresor y contradictorio, una auténtica leyenda de la moda por derecho propio, autor del traje-pantalón, el saco safari, los shorts… De las primeras transparencias al escándalo del negro, el itinerario de este modisto, que fue el primero en quebrantar las reglas de la alta costura, no ha dejado de representar un himno a la mujer y a la moda, siempre buscando un equilibrio entre la comodidad y la fantasía.

YSL y sus fragancias

1961

Apertura oficial de la casa Yves Saint Laurent el 4 de diciembre. El atelier está situado en París, sobre la calle Spontini. Uno de los mejores pintores franceses, Aldophe Mouron, llamado Cassandre, diseña el famoso logo entrelazado YSL de la casa de Costura.

1964

Yves Saint Laurent lanza su primera fragancia para mujer “Y” en el mes de enero. Este lanzamiento marca el primer paso en la diversificación de las actividades de la marca.

1971

Se lanzan una fragancia para mujer “Rive Gauche” y una fragancia para hombres “YSL Pour Homme”.

1977

Se lanza la fragancia para mujer “Opium”. En su etiqueta se puede leer: ”Opium, para los adictos a Yves Saint Laurent”.

1979

Lanzamiento del revolucionario Fard à Lèvres Rouge Pur n°19, el primer lápiz labial rosa.

1981

Se lanza la fragancia para hombres “Kouros”.

1993

se lanza una nueva fragancia para mujer, Champagne. En 1996, se la renombra Yvresse.

 1995

“Opium Pour Homme”, se lanza una fragancia para hombres.

2001

Lanzamiento de la nueva fragancia para mujer “Nu”.

2002: Lanzamiento de M7, una nueva fragancia para hombres. M simboliza lo Masculino y Magnético. 7 representa la séptima fragancia de Yves Saint Laurent. 7 es también el símbolo de la fortuna.

2004

Lanzamiento de la nueva fragancia para mujeres: Cinéma.

2006

Lanzamiento de la nueva fragancia para hombre: L’Homme Yves Saint Laurent.

Mayo 2008

Edición limitada de la fragancia L’Homme Yves Saint Laurent con el frasco diseñado por el Arquitecto Francés Jean Nouvel, ganador del premio Pritzker 2008.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En tu escapada a Marrakech no puedes dejar de visitar también los Jardines Majorelle, antigua residencia de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé en la ciudad, y pasear por sus curiosos jardines de Cactus, palmeras y plantas exóticas todo ello con cierto aire fashion.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s