La mujer y su orgasmo


Uno de los máximos mitos sexuales femeninos desde tiempos inmemoriales es, el orgasmo. Lo que queda claro, es que tú, como hombre preocupado por las mujeres que te rodean, debes conocer todo lo relacionado sobre el orgasmo femenino para provocarlo y disfrutarlo como nunca. No hay mujer que alguna vez se haya sentido cohibida, contrariada o incluso enojada cuando es cuestionada sobre su capacidad para tener un orgasmo. Justificada es su reacción debido a la presión social a la que ha sido sometida por el hombre a través de diversas culturas por cientos de años.

Un egoísmo llevado al extremo con un sentido de dominación, destacan entre las principales causas por las que el hombre ha privado la libertad de expresión sexual de la mujer. El orgasmo femenino debe ser asumido por el hombre como la mejor muestra de placer sexual que puede generar el sexo opuesto. Todo los hombres debemos ser conscientes de que la mujer tiene derecho a expresar sus sentimientos, deseos y placeres por más ocultos que estos sean.

La mejor razón que te podemos dar es una regla proporcional muy simple pero convincente: más orgasmos femeninos igual a más orgasmos masculinos. Necesitamos decir algo más para animarte a que conozcas el mundo del clímax femenino. Resulta innegable afirmar que el papel otorgado a la mujer a lo largo de la historia no constituye precisamente un aliciente para el libre desarrollo de su sexualidad. Durante la Edad Media diversos teólogos centraron sus visiones sobre la sexualidad femenina en dos posturas radicales.

La primera afirmaba que la mujer era un ser esencialmente pasivo que solo aportaba a la fecundación con su sangre menstrual, acumulada en el útero con ese objeto y el esperma masculino era un fermento. La segunda opuesta a la primera, afirma que tanto la mujer como el hombre emitían algún tipo de semen y que de la unión resultante se formaba el embrión. Esta postura sostenía que no había emisión sin placer, éste era necesario para la fecundación. Dicho de otro modo y para beneplácito de las feministas, todo acto sexual que no alcance el orgasmo es incompleto e inconveniente.

Lamentablemente con estos antecedentes, otros teólogos veían el amor sexual corporal como peligroso y hasta como pecado mortal ya que ellos asociaban el orgasmo femenino como una manifestación de placer sexual incontrolable y maligno. Por lo tanto negaban que el placer por sí mismo fuera el objetivo final de la unión. Sin embargo, gracias a los benditos científicos, para los siglos XVIII y XIX, la ciencia se encargó de desvirtuar cualquier posible relación entre el placer sexual y la concepción, con lo cual legitimó las relaciones sin placer para terminar con los sentimientos de culpa.

Ya entrado el siglo XX se legitimó completamente el placer femenino y masculino como eje del encuentro sexual, gracias a la conciencia del verdadero valor moral de los sentimientos y las sensaciones. Con esto se reconoce por fin que la búsqueda de satisfacción y armonía erótica son ingredientes indispensables en la construcción y consolidación de la pareja.

La mujer por fin había ganado el reconocimiento a expresar sus deseos sexuales con una mayor libertad en un contexto social dominado por hombres, quienes demostraron -y algunos siguen demostrando- su desencanto ante una inminente revolución sexual femenina.

Durante muchos años esta pregunta fue una verdadera incógnita llena de encrucijadas y caminos inciertos, debido a muchas carencias en la investigación científica y psicológica. En un terreno social el hombre intentó a toda costa encontrar una respuesta que le correspondía sin lugar a dudas a la mujer, llegando incluso a la terrible afirmación de que el orgasmo femenino era un estado mental en muchos de los casos, inexistente. Orgasmo significa etimológicamente “hervir de ardor”.

Según los investigadores modernos (Masters y Johnson), es un breve episodio de liberación física del aumento previo de la tensión muscular, de la congestión sanguínea pélvica y de la sensación corporal de excitación, junto a la percepción subjetiva de ese clímax. Esta liberación energética tiene elementos objetivos en el terreno fisiológico, y subjetivos, en el campo de las percepciones y sensaciones.

Fisiológicamente, la liberación energética se muestra con descargas musculares rítmicas a nivel genital, aunque también involucran el resto del cuerpo. Tales contracciones, producidas en intervalos de diez segundos, son sumamente placenteras para ambos sexos con un resultado lleno de alivio y relajación.

En el terreno de las sensaciones y percepciones, pueden ser múltiples con distintas matices dependiendo el carácter de la mujer. En términos generales las sensaciones experimentadas son de satisfacción y plenitud, con una energía indescriptible que invade todo el cuerpo haciéndolas sentir únicas y amadas.

Evidentemente, cada mujer tiene un mundo sexual particular, propio e intransferible, como su propia personalidad. Ni la técnica masculina ni la duración del coito influyen en la capacidad orgásmica de la mujer. Sin embargo, resulta interesante analizar las diversas variantes que podemos encontrar al cuestionar a varias mujeres sobre ¿qué es un orgasmo?.

La cantidad de mujeres que sienten un orgasmo en término generales lo definen como la mejor experiencia de su vida sexual y la tendencia va en aumento, gracias a una mayor libertad de la sexualidad femenina en las tres últimas décadas.

No obstante, el porcentaje de mujeres que nunca han sentido o identificado un orgasmo durante el coito o sin él, es considerablemente alto. Lo preocupante es el alto índice de mujeres que fingen tener un orgasmo durante la penetración para satisfacer los deseos sexuales del hombre.

Esto es un verdadero llamado de atención para todos los hombres. Deja de lado el machismo, los complejos y el egoísmo, disfruta más de una sexualidad abierta con tu pareja que la haga sentir verdaderamente especial y única. Descubrirás que ni la mejor actriz puede con eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s